.

domingo, 13 de junio de 2021

EL DIOS NEGRO EN LA ANTIGUA RELIGIÓN


El demonio de la lluvia, se describe en los cuentos populares como viejo. Se nos dice que un demonio de este tipo no puede tener hijos ni hijas. Es todopoderoso e infinitamente rico. Por lo tanto, parece ser idéntico al dios supremo o único de los hablantes semíticos: el Dios del monoteísmo bíblico e islámico. 

En los cuentos populares, un joven héroe llega y mata a este dios. El dios aparece como una nube negra, la nube de la tormenta de Arabia del Sur, que se caracteriza por una violencia extrema, oscuridad y capacidad para inspirar terror, y termina muy rápidamente. La nube negra provoca una enorme inundación, y luego un poderoso trueno, antes de que la tormenta se aleje, el efecto posterior es un flujo de agua en el wadi. 

En un par de cuentos populares, el padre lleva a su hija al desierto y dice que debe ir a orinar. Luego desaparece. Más tarde la niña canta una canción: Padre padre ¿cuánto tienes que orinar? Ya has inundado los wadis y toda la tierra plana.

Esto parece una antigua oración para que termine la lluvia: el padre ha sido reemplazado por el dios de la lluvia. En una versión, ahora aparece un joven, llamado Khidr (El Verde), rescata a la niña y se casa con ella ''.

El héroe, un príncipe, ha abandonado su hogar y deambula por el mundo, deteniéndose y partiendo de nuevo según un ritmo de intervalos de seis meses. Por lo general, mata al dios de la lluvia negro en la noche. Dado que para matar a un dios, él mismo debe ser un dios, tiene que corresponder a la luna. Ahora, en un cuento, la decisión de ofrecer la niña al dios de la lluvia se toma cuando ella tiene tres días y se la lleva a él quince días después de su nacimiento. Según el calendario lunar árabe, la luna de los primeros tres días del mes se llama Hilal ('Luna Nueva'). A partir de la cuarta noche se le llama Qamr ('Luna Joven'). La luna llena se llama Badr. Entre los hablantes semíticos, el día (en el sentido de un intervalo de veinticuatro horas) se considera que comienza al anochecer. Así, la noche de la luna en calma cae el día quince del mes. 

En Yemen, las bodas se celebran normalmente durante la luna llena, de lo contrario, en la primera mitad del mes, pero nunca en la segunda. Los cuentos populares también suelen mostrar a la niña expuesta y rescatada en la noche de luna llena. En un cuento, el príncipe viene del este y se encuentra con la chica con la que se va a casar por la noche, en un pozo, del que las chicas están sacando agua (cf. las historias de Rebeca y Raquel en Génesis 24 y 29). El matrimonio está arreglado y se supone que el príncipe regresará un mes después, el primer día del mes. Llega dos días tarde, como era de esperar, ¡ya que su nombre es Qamr (Luna Joven)! 

En otro cuento, titulado Piel de burro, el héroe llega a un wadi, encuentra un burro muerto y se viste con su piel. Esto debe representar la fertilidad, ya que el burro es el símbolo de virilidad más importante en el folclore oriental. Todos los cuentos insisten en que al dios viejo sólo se le puede matar con su propia espada, que el joven dios agarra matándolo de un solo golpe. Esta espada es evidentemente el relámpago del dios antiguo. El matrimonio del héroe se celebra con una semana como mínimo, tal vez registrado en antiguas inscripciones de Arabia del Sur, donde leemos que se da una fiesta para "Athtar of the Flowing".

Las peregrinaciones en el sur de Arabia 

Las charlas populares yemeníes, señala Daum, tienen eco en aspectos de las peregrinaciones contemporáneas del sur de Arabia. De estos, el más importante es la peregrinación anual a la tumba de un legendario profeta preislámico, Hud, en el sur de Yemen. La tumba está situada en la ladera de una montaña, donde un wadi desemboca en otro. Las primeras fuentes islámicas muestran que existió antes del Islam. Cuando los peregrinos se preparan para emprender la peregrinación, cantan a Hud: El profeta está en su tumba siempre intercediendo por su pueblo Mientras la nube lo ensombrece ... Para que el agua de riego no se vea amenazada por la noche por el período frío. construirá una tienda para el profeta y le traerá una novia.

En el camino los peregrinos cantan: De noche partid oh viajeros de la noche... Lloverá y el campesino saludará a la inundación Y el que se pase la noche viajando, tendrá la ganancia por la mañana. No se viaja de noche en Arabia del Sur. Los versos parecen reminiscencias de una ofrenda nocturna de una niña a un demonio de la lluvia. 

En cuanto al ritual de peregrinación en sí, tiene lugar cuando hay luna llena, en el mes de Sha'ban. Cuando los peregrinos llegan al lugar, comen, cantan y pasan la noche allí sin visitar la tumba. A la mañana siguiente se bañan en el río y luego van en procesión a la tumba. Esta secuencia de acciones es la de una boda yemení. Entonces los peregrinos bajan de la tumba y cantan: ¡Oh tú que haces relámpagos en el este! Oh tú que soplas desde la tumba de Hud!

Aquí Daum piensa que se está dirigiendo al joven héroe (después de que ha matado al demonio de la lluvia), y encuentra apoyo en los versículos que siguen:

"Oh honrado. Los vientos de la buena fortuna soplan en la oscuridad, los relámpagos brillaron desde las tierras altas más lejanas, y me acordé de las noches que ahora pasaron alrededor de Hud." 

Más tarde en el día, los peregrinos cortaron los tendones de las patas traseras de los animales que habían traído, y luego los mátaron: este es un modo de sacrificio preislámico, tradicionalmente realizado en el mes de Rajab, pero también (como aquí) en el de Sha'ban. Podemos agregar en este punto que en la leyenda islámica la gente de Hud una vez oró por lluvia. Dios produjo tres nubes, blancas, rojas y negras, y le dijo a uno de sus representantes que eligiera entre estas. Él eligió la negra, y una tormenta destruyó a todos excepto a Hud y sus seguidores. Daum, en este punto de su argumento, llama la atención sobre las figurillas que representan una cabra montés, que, según le dijeron, fueron fabricadas en relación con la peregrinación a la tumba de Hud. Los peregrinos los dejan con sus hijos cuando van de peregrinación o se los llevan. Las figurillas tienen el rostro de un hombre, presumiblemente este es el dios Almaqah, quien, como hemos visto, estaba simbolizado por un íbice en la antigua Arabia del Sur. 

Son, por tanto, muy significativos, ya que, como veremos en un momento, en la caza ritual de la cabra montés en el Yemen moderno, la cabra montés se llama 'el viejo': sin duda, 'el viejo' es idéntico a la lluvia, demonio evocado en la peregrinación a la tumba de Hud. También se realizan peregrinaciones al santuario de una figura llamada"Lord Rain" en el sur de Yemen. Está situado en un barranco, en la 'cabecera del wadi'. El propio Daum ha sido testigo de una tormenta aquí y notó que cuando termina el sol, tan a menudo opresivo, reaparece como una vista muy bienvenida. La peregrinación a este santuario tiene lugar durante la luna llena, en el mes de Rajab.

La caza ritual del Ibex en el Yemen moderno

El orientalista alemán encuentra más paralelos en la caza ritual de la cabra montés, que ha continuado en el sur de Arabia hasta el siglo XX y es evidentemente preislámica. Su objetivo es producir lluvia. Los cazadores tienen reuniones formales de preparación. Finalmente tienen una fiesta, un viernes por la noche. 

La caza real tiene lugar la próxima semana. Durante la caza, los cazadores ayunan hasta que su líder les da permiso para comer. Solo el macho de la cabra montés se caza. Cuando lo atrapan, un cazador dice: "Tu cuello, íbice", y lo apuñala en el cuello. Esto va en contra de la ley islámica, que insiste en que a un animal se le debe degollar con las palabras "En el nombre de Dios". Después, los cazadores gritan: "¡El anciano ha sido asesinado!". 

El viernes siguiente por la mañana se lleva la cabra montés al pueblo de donde partieron los cazadores. Por la noche se celebra una segunda fiesta. El sábado por la mañana, una procesión, conocida como "procesión nupcial de los novios", va a un wadi cercano y luego regresa al pueblo. 

En Yemen, el segundo viernes del mes significa la luna llena. Las fiestas no se celebran más tarde en el mes. Parece que originalmente la "procesión nupcial" habría tenido lugar el día quince del mes. Ahora la cabra montés es claramente cazada no por su carne, sino por la matanza real y por sus cuernos, que se guardan como un trofeo y valorado por la cantidad de anillos visibles en ellos. En el sur de Arabia, ese anillo se llama rajab, el nombre de un mes. 

Antes del Islam (y su adopción de un calendario puramente lunar independiente de las estaciones del año) este mes de Rajab, el más importante desde una perspectiva religiosa, siguió inmediatamente al período más frío del año, y poco después llegó la lluvia primaveral. En el siglo XX la caza se ha llevado a cabo en la época más fría o en la más calurosa de año, a este último le sigue la la lluvia de verano. 

La caza ritual en las inscripciones antiguas 

Esta caza de la cabra montés se menciona en las antiguas inscripciones de Arabia del Sur. Allí, una caza de Athtar está vinculada a una fiesta ritual. La idea, es que la caza se haga por el bien del dios Athtar. Una inscripción muestra a la comunidad de Athtar confesando y haciendo penitencia después de no realizar la caza. Esta falla, se nos dice, resultó en un suministro de agua muy pobre en primavera y finales del verano. Además, un relieve tallado en una roca representa una cabra montés con las palabras "primavera" y "finales del verano" a ambos lados. Junto a la cabra montés está el símbolo que muestra que una palabra comienza con una vocal: este símbolo se usa en otros lugares para representar Almagah. Como se ha señalado anteriormente, Almaciah es una vocalización puramente convencional para el nombre LMQH, que durante mucho tiempo ha desconcertado a los especialistas.  Esto debería ser vocalizado como "Il Mucialf, que significa: El Dios que riega intensamente."


0 Comments:

Publicar un comentario

.