.

viernes, 11 de junio de 2021

HISTORIA, CAMINOS, COLLARES, JA Y CACHA DE BABALÚ AYÉ (SAN LÁZARO)



Una vez Olusí (el Diablo) le dijo a Olofi que ya en la Tierra no quedaba un hombre por tentar y que no hubiera caído en la tentación. 

Olofi le contestó que todavía quedaba uno y que ese jamás caería en la tentación de renegar en contra de él, que nunca le fallaría. 

Aquél le preguntó quien era ese hombre y éste le respondió que Babalú Ayé. 

Entonces, el Diablo le dijo que estaba seguro de que podía tentarlo. Olofi le apostó que no. Olusi dijo que lo iba a probar, para tal efecto llenó de lepra el cuerpo de Babalú Ayé. 

Cuando éste se vio todo el cuerpo lleno de lepra, el Diablo le dijo que él podía curarlo pero que tenía que renunciar a Olofi. Babalú le contestó que no, que prefería seguir enfermo, pero que nunca renunciaría a su Padre y al mandato de éste. 

Olusí se dio cuenta de que no podía hacer nada, mas le dijo a Olofi que todavía Babalú podía caer en tentación. Decidió probarlo una vez más y Olofi lleno de confianza le dijo que estaba bien, pero que esa sería la última vez. En esta ocasión hizo que por donde quiera que pasara Babalú la gente sintiera asco y corriera; cuando pasaba le tiraban cubos con agua. Olusí volvió a aparecerse ante Babalú y le dijo que podía curarlo de la lepra y hacer que la gente lo volviera a mirar como antes, si renunciaba a Olofi; en caso de que aceptara, le daría un reino donde sería rey absoluto. Babalú le respondió que nunca renunciaría a su Padre y que siempre acataría los mandatos de éste. 

Olusí quería intentar de nuevo la conquista del alma de Babalú, ya que ésta valía por 100; pero Olofi le dijo que ya había tenido otra oportunidad y que había fallado. 

Como Babalú probó ser de buena ley Olofi le devolvió la salud y le dio un reino donde es señor y dueño. También lo hizo el Dios de las enfermedades y de la sangre; este es el motivo de que San Lázaro sea el dios al que se le pide cuando hay problemas relacionados con la sangre y enfermedades malignas. 

Desde ese momento, a San Lázaro nunca se le pudo bañar con agua; sus Lavatorios y enjuagues se hacen con agua de coco y vino blanco sin sal. La tierra donde él es rey absoluto es Arana, ahí rige gracias a su buena cabeza. Su Ocanini (un mismo corazón) es Jabioso (Changó). Este es el único Santo que San Lázaro respeta y venera, porque él fue quien le quitó los perros a Oggún, se los dió a San Lázaro y lo llevó a tierra Yefa, donde lo hizo rey. Así, cuando se vaya a recibir San Lázaro, Changó tiene que comer primero.

CAMINOS DE SAN LÁZARO

Asolli: 17 carmelitas, 3 negras, un azabache, 3 negras que hacen 7 seguido de 17 carmelitas, hasta darle el largo deseado.

Allano: 17 azules con rayitas blancas, 7 rojas, así hasta darle el largo deseado.

Aguo:  17 azules con rayitas blancas, 3 negras, un azabache, 3 negras que hacen 7, así hasta darle el largo deseado.

Aliprete: 17 azules, 3 negras, un azabache, 3 negras, 17 azules con rayitas blancas, hasta darle el largo deseado.

A fimalle: 17 azules con rayitas negras, 3 carmelitas, un azabache, 3 negras que hacen 7, hasta darle el largo deseado.

Alua: 17 negras, un azabache, así hasta darle el largo deseado.

Baba Aribo: 7 carmelitas, una negra, una carmelita hasta hacer 7, así hasta darle el largo que se desee.

Socuta: 17 azules, 7 rojas con rayitas blancas, hasta darle el largo deseado. 

Lokuon: 17 carmelitas con 7 azules con rayitas blancas, así hasta darle el largo deseado.

Azudo: 17 negras con 7 carmelitas, hasta darle el largo deseado.

Sujju: 17 rojas con rayitas blancas, 3 negras, un azabache, 3 negras que hacen 7, así hasta darle el largo deseado.

Dacunanbo: 17 negras con rayitas blancas, 3 azules con rayitas en blanco, un azabache, 3 azules con rayitas blancas que hacen 7, así hasta llegar al largo deseado.

Nanu: 17 negras con un azabache, hasta darle el largo deseado. Nanú es la madre de todos los San Lázaro.

A frekrte: 7 negras, un azabache, 7 carmelitas, un azabache, así hasta darle el largo deseado.

Kake: 17 negras con rayitas blancas, un azabache, 17 negras, un azabache, así hasta darle el largo deseado.

Usunikc: 17 rojas con rayitas en blanco, un azabache, así hasta darle el largo deseado.

Esta es la manera de ensartar los collares y de hacer los Ja y los Cacha. Cuando se confeccionan estos dos últimos, se le suspenden los azabaches pero se sigue el mismo orden.

COMO HACER EL JA Y EL CACHA DE SAN LÁZARO

El Ja es el escobillón de Yaretas de coco que se ve delante de San Lázaro. Se coge un buen puñado de varitas de coco y se prepara un Makuto, que se hace con todas las hierbas de San Lázaro. Estas se machucan bien, como si se fuera a hacer machuquillo para el Aché de la cabeza, o se coge el Aché de la cabeza de un hijo de San Lázaro y se pone en un pedazo de tela roja. También se pone 7 pimientas de guinea y un pedacito de piel de tigre. Todo esto se envuelve bien en un pedacito de tela roja, como si se estuviera envolviendo un tabaco finito. Ya envuelto, se coloca dentro de la vareta del coco, para que el makuto no se vea. Por abajo de la vareta se pone una espuela de gallo. 

Hecho esto se envuelve en tela roja y, luego, en tela de saco: se cose bien de modo que la tela quede ajustada, de la parte de abajo hacia arriba. Se le tiene que coser dos manos de caracoles 16, abajo y encima del Ja. Estos caracoles se tienen que coser con un hilo fuerte, para que no se rompan ni se depeguen. 

Terminados los caracoles, se ensartan las cuentas, según el camino de San Lázaro. Se cubre el Ja con las cuentas, que también se tienen que coser a la tela. El Ja es el bastón de San Lázaro y es con lo que se limpian las personas que lo reciben. 

El Cacha es la identificación del Santo. Se lleva en la mano izquierda y es un resguardo para la persona. Se toma la medida de la mano de la persona que lo va a recibir. Se corta un pedazo de piel de chivo (como de una pulgada de ancho) y encima de ésta se coserán (separaditos) 7 caracoles. Alrededor de los caracoles, se coserán cuentas del camino de San Lázaro. 

En la parte de abajo de la piel se pone un pedazo de tela roja y un pedazo de tela de saco (del mismo ancho y largo), y se irá cosiendo a la redonda de la piel. El filo de la piel roja debe verse. Puesta la tela, se coloca el broche. 

El Ja y el Cacha son los dos objetos que se lavan con San Lázaro y que la persona que lo recibe los utilizará para limpiarse y protegerse en el futuro.



0 Comments:

Publicar un comentario

.