.

sábado, 5 de junio de 2021

LA RELIGIOSIDAD NEGRA LLEGA A AMÉRICA


La religiosidad, y toda la cultura espiritual y material de los pueblos africanos, era como un cuerpo que se desplazaba a la velocidad de la luz y de pronto se le interpuso un gran obstáculo con el cual se colisiona. En ese choque se da la ruptura que conlleva a la fragmentación de todo su sistema. 

Parte de la memoria que llega a América, y  lucha por retener algo de su pasado bajo las nuevas condiciones socioeconómicas a las que de golpe fue introducida. Dicha memoria intenta reconstruir para poder adaptarse, en consecuencia nuestro esfuerzo se dirige a intentar armar parte de ese gran rompecabezas. 

En el proceso de adaptación la religiosidad fue lo más importante por constituir el soporte psíquico que permitía la conservación, y exteriorización, del sistema de creencias en todas las cosas de la naturaleza que se hacían semejantes a las conocidas en la tierra natal. 

Fragmentos de la religiosidad africana desde una perspectiva ancestral Yoruba y Bantú, intentaremos exponer en esta web como muestra de la supervivencia de un legado. Es preciso señalar que dicha búsqueda entraña muchos riesgos y dificultades por cuanto aquellos fragmentos se mezclaron entre sí, lo hicieron con otros legados y se superpusieron y refuncionalizaron con otras creencias. Por eso no invitamos a pensar en su estado de pureza. Vemos en aquellas prácticas unos aspectos que permiten avanzar hacia una génesis Yoruba y Bantú. Estas visiones no se quedaron en el mundo Afro. Ellas, en los espacios que esta gente compartió con las personas blancas, “conquistaron” ese imaginario. 

Pensemos en las amas de casa y en las nanas que desde la colonia han sido escuchadas por los(as) niños(as) y mujeres blancas, especialmente. Como negar que en el sistema de creencias de aquellas personas no haya sido incorporada la espiritualidad de los otros. 

No se puede negar el influjo de los esclavos cuando, en su infancia a orillas del río, contaban historias y cuentos de la gente Negra. La conquista de esos espacios ha permitido que al final de este milenio esa religiosidad se mantenga. 




0 Comments:

Publicar un comentario

.