.

domingo, 27 de junio de 2021

RITOS Y ESPÍRITUS NIGERIANOS



Los Hausa de Nigeria

El primer estudio extenso de los mitos y costumbres hausa apareció en 1913, elaborado por un oficial del ejército británico, Arthur Tremearne, y titulado Supersticiones y costumbres hausa. Tremearne tenía buenos conocimientos de antropología y recibió consejos de Fraser y Westermarck. Presentó también cuentos populares que recopiló en lo que entonces se llamaba la provincia de Nassarawa en el norte de Nigeria, algo al sur de los principales núcleos de los hausa. Estos cuentos populares, comenta, a menudo se parecen a los europeos. Tremearne también señala que de vez en cuando, en contraste con el sistema habitual de ascendencia patrilineal hausa, los cuentos sugieren que la matrilinia pudo haber existido alguna vez. Así, un rey que deja embarazadas a sus cuatro esposas dice que cada una debe regresar a la casa de su madre para el parto. 

En otras historias, como en Yemen, un héroe viene y gobierna sobre un clan después de casarse con la hija del rey. Tremearne proporciona información útil sobre el sacrificio de un buey negro en algunas provincias hausa, cuando se elegía un nuevo jefe (esta práctica está obsoleta desde hace tiempo). 

El cacique se acostaba en una cama y el buey era sacrificado de tal manera que la sangre corría por él. Luego, la piel del buey se utilizaba para envolver el cadáver del jefe anterior antes de su entierro. El nuevo jefe viviría en la casa de su madre durante una semana antes de una procesión ceremonial a su palacio. 

Un buey negro parece estar relacionado con la muerte y el desastre: la antigua expresión inglesa "El buey negro ha pisado su pie" significa que la desgracia ha caído sobre un hombre.  

Los cuentos populares y el culto de posesión espiritual muestra que varios dioses habían sido adorados en el pasado, antes de que el Islam asumiera el poder. Los hausa venerarían los puestos establecidos en los campos y los espíritus de los pozos y los árboles. Actualmente todavía quedan algunos de los dioses o espíritus que reciben sacrificios de los hausa no musulmanes. Está Kure, que una deidad masculina a la que se le inmola un macho cabrío rojo, pero que come humanos. Uwardowa, preside la caza y recibe ofrendas de una cabra roja o un gallo. Por el contrario, Uwargona, "la madre de la granja", es la diosa de la agricultura y le gustan las víctimas blancas. También hay un espíritu del agua masculino llamado Sarkin Rafi, "Rey del río", a quien se puede identificar con el monstruo siniestro Dodo. Se muestra este espíritu como representativo del agua fertilizante en sí, y a Dodo como un dios de su producción violenta. Hay otra deidad que simboliza tanto la lluvia como las tormentas, Gajimare, cuyo nombre puede significar tanto "Nubes de tormenta" como "Arco iris": la deidad tiene la forma de una serpiente y es en parte masculina y roja y en parte femenina y azul. Vive no solo en las nubes de tormenta, sino en todos los lugares de agua, y algunas veces se presenta como el esposo de Uwardowa y el padre de Kure. 

Los mitos hausa nos dan la familiar imagen afroasiática de un sol femenino y una luna masculina. Se nos dice que se pelearon cuando el sol dio a luz a una hija y se la dio a la luna para que la sostuviera. El bebé estaba demasiado caliente para que la luna lo hiciera y cayó a la tierra, provocando así el calor que sienten los humanos y la constante y furiosa persecución del sol de la luna.

En cuanto al propio monstruo Dodo, no es seguro de si es necesariamente idéntico a una serpiente de agua. En una historia, una serpiente así impide que la gente saque agua de un pozo: llega un joven, lo mata, se casa con la princesa local y se convierte en jefe del país; también se ha tomado "Dodo" para indicar cualquier gran bestia salvaje.  En algunos cuentos él es claramente un mostruo marino, pero en otros vive en el bosque y no puede cruzar un arroyo. 

Ile es un gigante, come humanos y, como en el cuento de la serpiente de agua, es asesinado por un héroe. Dodo aparece en un cuento particularmente importante. En este, un rey promete dar a una de sus hijas en matrimonio al hijo de Dodo (que aquí es un dios del río) a cambio de ayudar a ganar una guerra. Más tarde  y al no ver cumplida la promesa amenaza la ciudad del rey, recordándole su pacto. La hija es debidamente entregada. En otra versión la hija del jefe es sacrificada a Dodo todos los años para asegurar un abundante suministro de agua hasta que Dodo (en la forma de una serpiente) es asesinado por un héroe. Otros ejemplos, indican que Dodo se intercambia con una bruja frecuentemente.

Posesión espiritual entre los hausa del norte de África 

En 1914, Tremearne publicó un segundo libro, La prohibición del bori, que aquí significa "prohibición" y "culto" al bori, un espíritu por el que alguien está poseído. Había estudiado este culto en las comunidades hausa (formadas principalmente por antiguos esclavos) de Túnez y Trípoli. Tremearne comienza su relato explicando que un hausa, junto con su alma, posee un bori del mismo sexo, que es una especie de segunda alma, que actúa como intermediario con otros espíritus. Por lo general, un hausa adquiere otro bori, del sexo opuesto, al llegar a la pubertad: esto hay que consultarlo cuando se hacen los preparativos para el matrimonio, en el que será destituido por el cónyuge humano. Además, existe todo un mundo de espíritus, también llamados boris, y generalmente malévolos. Estas pueden ser versiones adaptadas de hombres santos musulmanes, genios semíticos, ancestros o antiguas deidades hausa. Se ofrenda a estos espíritus, que se consideran que causan enfermedades, con sacrificios y rituales en los que algunos adoradores son poseídos o "montados" por ellos. 

Los miembros de un clan Hausa tienen un tótem, algún animal, pez o pájaro que nunca comerán y que por lo general nunca matan, con la excepción de un ritual anual de cosecha. El tótem se hereda del padre. El tótem de un informante era, por ejemplo, el cálao de patas rojas, por lo que una especie de árbol asociada con él (llamado kiriya) también era sagrada para él. Se ofrecieron sacrificios tanto al pájaro como al árbol en el rito anual. Un paño negro y uno blanco se envolvieron alrededor de un árbol de esta especie, y al mediodía del primer día de la fiesta se mató un toro negro y su sangre se vertió en las raíces del árbol. La piel del toro fue usada a su vez por cinco sacerdotes, que bailaron alrededor del árbol. Se sacrificó un segundo toro el cuarto día y un macho cabrío el séptimo, esta vez a la medianoche. También sacaron un pájaro joven de su nido y lo mataron. 

Otras fuentes en el norte de África hablan de un antiguo ritual hausa en el que unos seis niños y seis niñas estaban encerrados en una casa grande durante un mes antes de la cosecha. Se les instruyó en la veneración de su tótem y el culto bori. En una parte de la patria hausa, a estos iniciados no se les permitía tener relaciones sexuales entre sí, pero en otros lugares sucedia lo contrario: esta era la evidencia para que cualquier niña que se encontrara embarazada a fin de mes fuera declarada la esposa de su pareja durante este período.

También escuchamos, de un informante que vive en el norte de África, los ritos empleados por los hausa no islamizados en Nigeria para provocar y detener la lluvia. Para provocar la lluvia, nueve hacedores de lluvia llevaban palos a un tamarindo o un árbol de caucho cerca de la puerta del pueblo y mataban un toro negro, haciendo que la sangre llegara a las raíces del árbol. Luego bebian cerveza, y el mayor, vestido con la piel de toro, pedía a los demás que pidieran agua al espíritu. Los demás lo hicieron, añadiendo que si no llovía matarían al anciano y amenazaban a la deidad con sus garrotes. Para detener la lluvia, al más joven se le diría que dijera: "¡Oh Espíritu, deja de hacer agua, oh, el que tiene el estómago grande, ya es suficiente!" 

Se habla de un espíritu muy maligno llamado Magiro, "Él que tiene Cejas", que tiende a tentar a sus víctimas humanas. Se puede convocarlo y tratar de prometerle un toro o un macho cabrío a cambio de algún  deseo, pero si este es concedido el humano será su víctima designada y se marchitará lentamente. Magiro es el jefe de la ciudad en la que viven los boris y tiene poder absoluto sobre ellos. 

Sarkin Rafi, es el principal espíritu de ríos y lagos. Como fuente de fertilidad, es un gran agricultor. Aunque es el patrón de los hacedores de lluvia, en realidad no puede hacer que llueva, pero tiene que pedirle a Allah que lo haga. Se le considera como uno de los espíritus "musulmanes", a diferencia de los espíritus "negros" asignados al pasado pre-musulmán. El jefe de este último (excluyendo a Magiro, que aunque pertenece a esta subclase se coloca a la cabeza de todos los espíritus) es Mai-Ja-Chikki, "El cajón del estómago", la serpiente. Después de él viene Kure, que tiene la responsabilidad de los deportes y en particular del boxeo, y luego una de sus esposas, Doguwa.


0 Comments:

Publicar un comentario

.