.

sábado, 12 de junio de 2021

SAN LÁZARO (BABALÚ AYÉ): CEREMONIAS DE MONTE, DE RIO, DE MACHUQUILLO Y ROGACIÓN DE CABEZA


CEREMONIA DEL MONTE

Al monte van el Jawo, la Yurbona y 7 Lazareros. Se llevan dos gallos jabaos, el San Lázaro del Jawo, mucho maíz tostado, miniestras, pescado y jutía ahumados, mucho vino seco y humo de tabaco. 

Ripiar bien los gallos y limpiar al Jawo con éstos; dejarlos enterrados en la tierra. Todos los que vayan se limpiarán con el maíz y las miniestras. 

Recuerden que a San Lázaro nunca se le toca con agua, pues el agua lo mata. Tiene que ser agua de coco, aguardiente o vino seco. 

El Jawo tiene que salir del monte cubierto de cundiamor, que dejará en el río. Al río hay que llevar la tinaja con el peine blanco, estropajo de soga o natural, un pedazo de jabón blanco y uno prieto, un pomo con miel de abeja, cuatro pedazos de coco y el Ochinchin de Ochún. 

Cuando estén en el río, la Yurbona le dará coco al río y le echará el Ochinchin. Le pasará el peine y el estropajo por la cabeza y lo tirará al río. 

Le echará la miel a Ochún en el río y cogerá una tinaja con agua. 

Le dirá al Jawo que se agache, agarre una piedra del río y la meta dentro de la tinaja. La tinaja tiene que estar envuelta en tela roja. 

Al Jawo no se le baña en el río, el Santo que va a hacer es San Lázaro y este Santo no se puede mojar con agua, pero, sí se lleva al río para dar cuenta a Ochún de lo que se va a hacer. 

La rogación de cabeza del Jawo se hace con dos palomas blancas la noche antes del Santo. 

El Padrino se da dos guineas blancas y la cabeza, al igual que la Yurbona, antes de que le den al Jawo las dos palomas en la cabeza.

El San Lázaro del Jawo duerme en el trono. Después de que se haya hecho el machuquillo, se machuca bastante caldon y se cubre al San Lázaro del Jawo (caldon es una hierba o cactus característica de San Lázaro).

CEREMONIA DEL RÍO

Ya cuando se sale de la casa, hay que ir preparando para el monte y el río a la ceremonia del río se lleva: 

La tinaja de barro; 1 pedazo de jabón prieto y blanco; 1 peine blanco; 1 estropajo de soga o natural; 1 pomo de miel de abeja (puede ser con panal); 4 pedazos de coco; Ochinchin. 

El Ochinchin de Odún se prepara con cualquiera de las hierbas siguientes: verdolaga, berro, lechuga o acelga. Y se agrega: Cebolla picadita; Ají picadito; Camarones secos; Sal; Aceite de diva; Comino; Orégano; Vino seco; 2 huevos. Con todos estos ingredientes, salvo los huevos, se hace un sofrito que quede más bien seco. Y hecho el sofrito doradito, se le echan los 2 huevos haciendo un revoltillo y a todo esto se le llama Ochinchin, comida preferida de Ochún. 

Cuando se sale del monte se va para el río y lo primero que se hace ahí es darle coco a Ochún, para informarle lo que la persona va a hacer en ese lugar. Se le da coco a Ochún porque a ella le corresponde el honor, ya que ella es la que salvó al mundo cuando el Diluvio. Ella fue la única que pudo llegar donde se hallaba Olodumare, a través de lbu Cole, y de esa manera pudo salvar al mundo. 

Ya en el río, la Yurbona detiene al Jawo al lado del río y le da su coco. Si el coco da Alafía, Etawa Meye o Eyeife, se prosigue con la ceremonia del río; pero, si el coco da Ocana, se echa el Ochinchin y la miel al río y se recoge agua en un recipiente. 

En el río no se baña el hijo de Babalú Ayé, se le presenta el peine, el estropajo y se tiran río (recuerden que al hijo de Asowuano no se le puede tocar con agua fresca, sólo con agua de coco verde). 

En la tinaja del río se recoge agua para que al otro día (el Día del Santo) el Oriate sazone sus palanganas. El Jawo coge en el río su secreto (que vive dentro de Osaín de Ochún). 

Terminada la ceremonia del río, se le echa a Ochún el Ochinchin, la miel y el derecho de 105 dólares. En ese momento la Yurbona, el Padrino y el Jawo regresan a la casa. En la puerta de la casa lo esperan con una jícara con agua de coco y el agogo de Obatalá. Vacían 3 chorritos de agua delante del Jawo y el Oriate empieza a sonar el agogo de Obatalá. Dice este canto mientras lo va llevando hasta la puerta del cuarto de los Santos:

ORO MAYOCO EQUIME BO EE JAWO EQUIMEBO (2 VECES) 

Frente a la puerta del cuarto de los Santos, del otro lado de la sábana, el Padrino espera su nuevo o próximo ahijado por nacer de sus Santos. 

El Jawo se arrodilla, frente a la puerta y pone la tinaja que trajo del río delante de la sábana, en el suelo; el Padrino lo agarra y la coloca en el trono donde se va a hacer el machuquillo. 

Terminado todo, el Jawo se sienta en un lugar donde esté tranquilo pueda meditar y pedir, ya que desde este momento tiene que empezar su recogimiento para que pueda obtener todo lo que busca, en el cuarto de Santo solo hablará cuando le hablen. A partir de este punto, empezará a comer en su estera y cuando quiera hacer sus necesidades, tendrá que acompañarlo la Yurbona hasta la puerta del baño, ya que ella es la que durante los próximos 7 días se hará cargo de atenderlo, bañarlo y cuidarlo.

CEREMONIA DEL MACHUQUILLO 

La noche antes del Santo, es decir, el Día del Río una vez regresados de éste y comido todo mundo en la casa, tienen que estar recogidas las 21 hierbas de Osaín. Se colocan en un platón grande, donde tienen que pasar la noche en el cuarto de Santo, para que el espíritu de Osaín penetre en todo. Antes de comenzar el machuquillo, los Santos por nacer del Jawo tienen que estar listos y en orden: 

Afra: Con todas sus herramientas. 

Oggún: Cazuela de hierro con sus herramientas y una piedra negra grandecita. 

Ochosi: Flecha de hierro que vive con Oggún. 

Obatalá: 8 piedras blancas con 1 piedra blanca grande que se llama Oke y juego completo de herramientas. 

Oyá: 9 piedras carmelitas y su juego completo de herramientas. 

Ochún: 5 piedras lo más amarillas posible o blancas, con su corona 2 remos y 5 ordones, el secreto del Río del Jawo vive dentro de Ochún. 

Yemayá: 7 piedras negras con el juego completo de herramientas. 

Changó: 6 piedras negras, el juego de herramientas de cedro y 2 tarros de toro. 

Babalú Ayé: 7 piedras de arrecife, 2 muletas de madera, 2 perros de hierro, y 1 piedrecita negra. 

El Padrino utiliza una jícara grande, donde pondrá un poquito de cada una de las hierbas.

Nota: si el Padrino no ha hecho Asowuano antes, tiene que buscar un Mayor que le represente en el cuarto, desde la Ceremonia del monte y durante la entrega de las hierbas, para que él se las pueda entregar a la Yurbona. Con la Yurbona entrega: Tijeras, peine, navaja, jabones, pintura, y, finalmente, el Santo que se va a hacer, es necesario la presencia de un Mayor con conocimiento desde que se va recoger las hierbas hasta la Rogación del Jawo. Entonces, el Padrino entrega las hierbas a la Yurbona, la cual hará el machuquillo. 

El Ozún del Jawo tiene que estar cargado con un poco del machuquillo del Jawo, el cual se carga con cacao, cascarilla y una babosa; esta carga es para todos los Ozún de cualquier Santo. 

Procedimiento del Machuquillo. 

La Yurbona se introduce en el trono y comienza a despalillar sus hierbas; es decir, les quita sus tronquitos, y los va colocando en el suelo. Cuando termina esta labor, agarra el Oke que está dentro del Obatalá del Jawo (no del Padrino). Esta es la única función que desempeñará esta piedra en el machuquillo; no se emplea la del Padrino porque cuando éste hizo Santo machucó con ella. 

Se van desmenuzando las hierbas hasta dejarlas lo más trituradas posible. Luego, en un plato se coloca el Aché, que está compuesto por: Obi; Oro; Oggún; Cola; 7 pimientas de guinea; Coco rallado; Pescado ahu-mado; Jutía ahumada; Maíz tostado; Cacao; Corojo; Miel de abeja; Aguardiente; Melao; Agua bendita; Agua de la tinaja del río (un poquito). 

Todo lo anterior se pone a la hierba y se continúa machucando, hasta desbaratar y mezclar completamente. Luego, con las manos se agarra el machuquillo y se le exprime un poquito. Se redondea en forma de bola y se coloca en el plato, ése es el Aché que al otro Día del Santo irá en la cabeza del Jawo. De lo que se exprimió, el Padrino y la Yurbona se ponen un poco en la cabeza, con objeto de librarse de cualquier percance. 

Terminado esto el Jawo, se limpia ligeramente, no mucho, pues a partir de este momento ha comenzado a nacer el Santo y, por eso, el Jawo debe dormir con la cabeza dentro del trono. 

Hecho lo anterior, se deben amarrar las hierbas en forma de mazo, utilizando tiras de tela del color del Ángel de la Guarda. De acuerdo con los siguientes criterios: 

Elegwuá: Rojo. 
Oggún: Rojo. 
Ochosi: Azul. 
Obatalá: Blanco. 
Oyá: Rojo. 
Ochún: Amarillo.
Ycmayá: Azul. 
Changó: Rojo. 
Inle: Azul. 
Oricha Oko: Rojo. 
San Lázaro: Rojo. 
Oba: Amarillo. 
Dadá: Rojo. 
Juva: Blanco. 
Nana Burukú: Negro. 

La mesa del cuarto de Santo se cubre con una sábana de las que trajo el Jawo. Esa noche deben quedar sobre la mesa los objetos por utilizar al día siguiente. Estos son: 1 botella de miel de abeja; 1 botella de mclao; 1 botella de aguardiente; 1 bo-tella de agua bendita; Maíz tostado; Pescado ahumado; Jutía ahumada; Pimienta guinea; Cacao; Obi; Oro; Ozún; Cola; Corojo; Cascarilla. Terminado el machuquillo, se comienza la Rogación de Cabeza del Jawo.


ROGACIÓN DE CABEZA

En un plato blanco se colocan cuatro pedacitos de coco (como de una pulgada por una pulgada). En otro plato se pone un poco de coco rallado, cascarilla, manteca de cacao, un pañuelo de algodón sobre éste, dos velas blancas de rogación, una jícara con agua, 4 pedazos de coco (como de 4x4 pulgadas) y 2 palomas blancas. 

Se toman los platos, se le presentan en la cabeza al Jawo y se comienza a mayurbar a los muertos de la rama del Padrino y de la Yurbona y del Jawo. 

Los platos se ponen en el suelo, se agarra la jícara con el agua, con la mano derecha, se vacían 3 chorritos de agua en la cabeza y se dice este rezo: 

OMI TUTO TUTO ELERI TUTO LAROYE (nombre del Elegguá) TUTO ARIKU BABAWA 

Quiere decir: Agua fresca Agua fresca para la cabeza. Agua fresca para Elegguá. Agua fresca para los muertos. 

El agua se pone en la cabeza, nuca, frente, sentidos, cuello, rodillas, pies y, al final, en las palmas de las manos. 

La misma operación se hace con el coco, poniendo más cantidad en la cabeza. Puesto el coco, se agarran las palomas plumas, echándolas en el plato donde están los pedacitos de coco. Se dice: 

ÑAKIÑA ÑAKIÑA LORO VARA YAGUESE YAGUESE LORO VARA YA-GUESE YAGUESE LORO OG G ÚN CHORO CHORO 

Se saca la cabeza de las palomas, se tira al suelo (al lado del plato) y se echa un poco de sangre sobre los pedazos de coco. Luego se echa sangre en el centro de la cabeza y en todos los lugares donde se puso coco en el cuerpo del Jawo. Las palomas se depositan en el suelo. Se vacía un poco de miel de abeja sobre la cabeza del Jawo y algunas plumas. Entonces se cubre con algodón la cabeza y todos los lugares donde se puso el coco. 

Las velas se le presentan en la cabeza y en todos los lugares donde se puso el coco, y por último se pone una vela en cada mano del Jawo. El pañuelo se le pasa tres veces por la parte de atrás del cuello, se sacude, se le pone en la cabeza y se procede a dar coco. 

Los chorritos de agua que se echan en la jícara son de coco. Se echan tres chorritos de agua de la jícara en el suelo y se repite el rezo anterior. 

Dado el coco, se amarra el pañuelo o el gorrito al Jawo, para que le quede firme y pueda dormir con él. 

Salvo lo de la cabeza, se recogen los demás objetos y se le ponen en las manos al Jawo. Se le dice que junte las dos manos, las frote y le pida a Obatalá las cosas que desee en esta vida. Cuando acaba de pedir, echará todo en el plato donde están los pedazos de coco. 

La Yurbona que es la que hace la rogación de cabeza, pondrá las palomas blancas en el plato donde el Jawo echó los algodones y todo lo que sobró de la ceremonia. Los tapará uno con el otro y prenderá las velas encima de los platos. Acostará al Jawo en la estera, donde tiene que empezar a dormir desde esa noche. 

Los platos con las velas encendidas los colocará en la parte donde el Jawo pondrá la cabeza.



0 Comments:

Publicar un comentario

.