.

jueves, 8 de julio de 2021

ORUNMILÁ. EL ORISHA QUE NO LE TEME A LA MUERTE


ORUNMILA (Ifa, Orula)

Santo: 
San Francisco.

Día de la semana: 
jueves. El domingo también es aceptado.

Colores y cuellos (Ilekes): 
Sus colores son el verde y el amarillo. El collar se compone de cuentas alternas de color verde y amarillo ensartadas hasta alcanzar la longitud deseada.

Animales: 
Una cabra que no ha parido. Pollos oscuros.

Alimentos de ofrenda:
Pargo rojo y puré de ñame. Las ciruelas son su fruta favorita. Bebe vino blanco y su agua vendrá de un manantial. Su condimento favorito es la mantequilla de corojo.

Hierbas:
Guayaba, salvia, sombra nocturna, jengibre, perdición de perro, guanina, mirto, maíz, madreselva, jazmín de noche, manzana de brea, guasima, (guazuma guazuma) árbol nativo de Cuba, parami y corojo entre otros, San francisco (palo o hierba), don carlos, uvancillo, parami, chinchita

Adornos:
Una tabla de madera dura que tiene varias formas según la Tradición de Babalawos (Junta de Ifa). Además de servir como superficie sobre el que se lanza el oráculo de la concha de cauri, el tablero es también la mesa sobre la que se realizan muchos ritos. Las conchas de cauri y los collares oraculares también pertenecen a Orunmila.

Pataki:

Orunmila no teme a la muerte. Un día, una mujer llegó corriendo a Orunmila. Estos fueron los días en los que los Orishas todavía caminaban por la tierra. Ella se aferró a sus hombros y gritó: 

- "Iku está dando vueltas y vueltas por mi casa ".

Esto fue muy serio porque Iku es el nombre de la muerte. Cuando Iku quiere a alguien, sale a buscar en las casas un pequeño agujero o abertura a través del cual ella pueda entrar y llevarse a la persona que hay adentro.

- "Iku está en mi casa," gritó de nuevo. "Ella quiere llevarse a mi único hijo, mi pequeño. Iku envió fiebre y lo matará si yo no hagas algo. "Ella comenzó a arrastrar a Orunmila a su casa. Tenemos que darnos prisa", dijo sollozando. Iku puede estar entrando a mi casa ahora mismo para llevarse a mi niño."

- Orunmila le sonrió y dijo: "No llores, buena mujer".

- "Pero, ¿qué debo hacer? Tienes que ayudarme", dijo.

Orunmila le dio unas palmaditas en la cabeza para calmarla. "No te preocupes", dijo. "Ve al mercado y compra cuatro cestas llenas de quimbombó y llévatelas a tu casa. "

- "¿Qué pasa con mi hijo?" sollozó la asustada mujer. 

- "Voy a ir a tu casa y me asegúraré de que Iku no entre ", dijo Orunmila. "Ve al mercado en paz".

La mujer siguió el consejo de Orunmila. Fue al mercado y compró tres cestas llenas de quingombó.

Cuando llegó a casa, sin aliento depués de haber corrido con las tres cestas, encontró a Orunmila esperándola.

- "Aquí están las canastas", dijo. "¿Qué vas a hacer con ellas?"

- "Silencio", dijo Orunmila. "No tengo tiempo para explicaciones".

Le quitó las cestas a la mujer, entró en la casa y esparció el contenido de las cestas por todo el suelo hasta que estuvieron cubiertos como si fuera una gruesa alfombra de quimbombó.

- Devolvió las cestas a la ansiosa madre. "No te preocupes, madre ", dijo." Iku no podrá hacerle ningún daño a tu hijo ".

Agotado por la huida del mercado y un miedo y ansiedad que no la había dejado dormir durante días, la madre se derrumbó en un catre y fue a dormir.

Mientras dormía, la fiebre del niño aumentó. Iku estaba pensando que era hora de llevarse al niño, por lo que empeoró la enfermedad. Iku se acercó a la puerta y descubrió que estaba abierta y no la habían cerrado por completo. La muerte se deslizó por la grieta, apresurándose a llegar al niño antes de que la madre se despertase.

Iku cruzó la habitación con sus habituales pasos firmes y silenciosos.

Pero, cuando sus duros y huesudos talones pisaron el quimbombó, la fruta empezó a reventar. Iku resbaló y resbaló. Toda la okra en el suelo rezumaba su savia mientras Iku se deslizaba de un lado a otro de la habitación. La savia estaba resbaladizo como el jabón. Ambos pies de la muerte se deslizaron bajo ella. Los largos huesos de su brazo se agitaron tratando de recuperar el equilibrio.

- "Oh, mierda", gritó. Y, antes de que pudiera decir nada más, sus caderas huesudas golpearon el suelo, soltando todas sus articulaciones.

Iku tuvo que deslizarse y escarbar en el puré de okra para encontrar uno o dos pequeños huesos que se habían desprendido. Hizo su camino con mucho cuidado hacia la puerta. Afuera, Orunmila la esperaba.

- "¿Cómo estás esta tarde, Iku?" preguntó muy cortésmente.

- "Maldito seas, Orunmila," escupió. "Sé que todo esto es culpa tuya. Te maldigo a ti y a esa mujer maldita por conseguir que la ayudes"

- "¿Vienes de nuevo?" Orunmila gritó cuando Iku se alejó cojeando por el camino.

Ella se volvió y le lanzó una mirada malvada.

- "¿Estas loco?" ella dijo. "Voy a esperar mucho tiempo y me aseguraré  de que no haya quingombó ".

Notas:

Orunmila es muy apreciada dentro del panteón de la santería. Él es el Orisha que predice el futuro. Él está a cargo del destino, tanto de los humanos como de los Orishas.

Es una presencia invisible en cada nacimiento, ya que también supervisa embarazos y cuidado y crianza de los hijos.

Él sabe cómo usar las hierbas ceremoniales y curativas e instruye a los seres humanos en sus usos.

Orunmila es el intermediario entre los humanos y Olodumare.

Los santeros y los babalawos conocen los problemas y tragedias que afligen a los seres humanos. Gracias a Orunmila, quien se comunica con ellos a través de los oráculos, el Babalawo o el Santero puede encontrar la solución a los problemas de una persona.

Sus consejos deben seguirse al pie de la letra.

Orunmila nunca posee un ser humano. Se sabe que el también es importante y cercano a Olodumare, por eso en las ceremonias de santería, los Iyalochas de Ochún bailan para que ya que no tiene un cuerpo físico, que pueda disfrutar de los tambores y el baile.



0 Comments:

Publicar un comentario

.